Dejemos de vivir una vida irreal

Vemos a nuestro mayor enemigo cara a cara al mirarnos en el espejo.

Es una frase cruel, ¿no? aunque parecería ser una realidad en la mayoría de los casos pues se dice que intentamos engañar a los demás a diario pretendiendo ser quienes no somos, pero no podemos engañarnos a nosotros mismos.

Hablo de nuestras vidas financieras.

La mayor parte del tiempo vivimos “gastando dinero que no tenemos, comprando cosas que no necesitamos, para impresionar a gente que no conocemos“, y eso acarrea problemas en nuestra vida, poco a poco y con un efecto acumulado y compuesto.

¿Cuando será el tiempo en que diremos: ¡Ya basta!?
¿Cuando dejaremos de gastar más de lo que ganamos, y comenzar a vivir una vida en libertad?

Si nos sentaramos simplemente a analizar el monto que pagamos en intereses sobre nuestras deudas a cada mes, nos asustariamos. Hay que poner un fin a eso.

En Finanzas Canadá les hemos hablado de cuales son los pasos para arreglar su vida financiera, y se lo recomendamos a diario: no tenga deudas. Si tan solo lograramos ese objetivo… ¡qué felicidad!

Isabelle Ducas, periodista del diario montrealés La Presse, buscó voluntarios para hablar sobre su situación financiera personal o familiar, y muchos de ellos le confesaron su dura vida y problemas vividos en silencio a causa del estrés financiero. Esta gente no es precisamente gente desempleada, o con bajos ingresos, todo lo contrario.

Isabelle nos comparte cuatro tristes ejemplos de los casos que encontró.

1- Una pareja compró su casa hace 20 años, por $125,000. Hoy día su hipoteca es de $270,000, ya que ha sido rehipotecada varias veces para pagar deudas de consumo. Ahora enfrentan una pérdida de empleo y no pueden hacer los pagos hipotecarios.

2- Un hombre soltero, con un salario anual de $65,000, compró un auto BMW nuevo, con pagos mensuales de $700, y se pregunta si es normal que sus gastos sean mayores que sus ingresos.

3- Otra persona considera que su préstamo para comprar el automóvil no es una deuda, pues simplemente colocaba el pago mensual en la lista de gastos.

4- Otros piensan que su línea de crédito hace parte de su “cash flow”.

¿Es esto desconocimiento, negligencia, o una mezcla de ambas cosas?

No… no podemos seguir viviendo de esta forma, gastando más de lo que tenemos como ingresos. Depende de cada uno de nosotros no seguir tratando de engañarnos a nosotros mismos, pues si seguimos así, ¿donde terminaremos?

Leave a comment

Your email address will not be published.


*