Mandato dado en previsión de la propia ineptitud – Parte 2

Este es un “guest post” escrito por la notaria Rosana Ber, cuyas oficinas están en Montreal. Puede visitar su sitio web en  www.montreal-notario.ca

–       En nuestra entrega anterior hemos comenzado a desarrollar una cuestión de gran interés e  utilidad como lo es el llamado MANDATO EN PREVISION DE LA INEPTITUD DEL MANDANTE, al que definíamos como aquel otorgado  por una persona mayor de edad con el fin de que sea utilizado cuando ella misma no pueda cuidar de sí misma o sea incapaz de administrar sus bienes. En el mismo artículo nos referíamos a sus características y las ventajas de otorgarlo, señalando como las  más destacadas:

–       La posibilidad  de que el mandatario pueda tomar decisiones y realizar acciones que pueden ser indispensables en ese momento, como pueden serlo : decidir una mudanza, la venta de una casa para reducir gastos, o afrontar tratamientos médicos, retirar dinero depositado en cuentas, etc.

–       La posibilidad de elegir la persona del mandatario mientras la persona está en pleno uso de sus facultades: no es un detalle menor el poder decidir quien de las personas que nos rodean son merecedoras de la confianza necesaria para permitirle tomar decisiones en nuestro nombre y no delegar esta decisión en el juez.

CONTENIDO DEL MANDATO

Con relación al contenido del mandato, este comprenderá dos esferas:

v  La protección de los bienes de la persona que otorgo el mandato

v  La protección de la salud y el bienestar de la persona del mandante

Por este motivo será posible designar distintos mandantes con distintos fines. Si por ejemplo, uno de los hijos del mandante es un hábil administrador y el otro es más eficiente a la hora de tomar decisiones médicas, o decisiones que tienen que ver con elegir un alojamiento adecuado para su padre, el mandato podrá designar distintos mandatarios para distintas situaciones u operaciones.

v  La protección de los bienes de la persona que otorgó el mandato

Estas facultades permitirán que el apoderado represente al mandante en todas aquellas situaciones de la vida en que sea necesario disponer de un bien, realizar pagos o cualquier otra operación legal o económica que el mandante por su incapacidad no está legalmente capacitado para llevar a cabo, sin que sea necesario que un curador ajeno, nombrado por el juez lo represente.

También permitirá limitar las facultades del mandatario, si ese fuera el deseo del mandante.

Dentro de este rubro, el mandato podrá prever que el mandatario estará facultado para:

–       administrar , comprar y/o vender , hipotecar , y/o alquilar los bienes del mandante

–       representarlo en juicio

–       hacer declaraciones en su nombre (impositivas, del estado civil, etc)

–       hacer operaciones bancarias: depositar dinero, abrir o cerrar cuentas, hacer colocaciones o inversiones

–       aceptar o rechazar sucesiones o donaciones

–       representarlo en sociedades pudiendo vender o comprar acciones, y participar en asambleas

–       representarlo en condominios en los que sea parte, participando en asambleas

–       hacer o recibir pagos, etc.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*