La vida es frágil

Cuando escuchaba decir a algunos líderes de la empresa con la que yo estaba: “esta persona tiene ahorrado $700,000, y con eso su futuro y el de su familia están asegurados”, no podía sino pensar en que equivocados estaban al pensar eso pues en esta vida nada está asegurado, a la excepción de dos cosas: la muerte y pagar impuestos.

Sin duda, tener ahorrado o invertido un cierto monto de dinero es mucho mejor que no tener nada o tener poco. Pero nunca ponga sus esperanzas en el dinero o en el trabajo que hoy tiene.

A mediados de octubre, en La Presse apareció este artículo que les invito a leer. Tres historias de personas que trabajando durante sus vidas y llegando a cierta edad, se encuentran en una situación precaria.

La empresa para la cual trabaja mi esposa existe en Montreal desde hace 75 años. El mes pasado anunciaron el cese de operaciones, con lo cual 200 personas quedarán sin trabajo. Muchos de ellos son operarios de la planta, no hablan ni inglés ni francés, han trabajado para la empresa por 20 o 30 años, tienen ya una cierta edad, ¿qué tan fácil les será conseguir empleo?

La vida es frágil. Manéjela con cuidado.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*