Razones financieras por las cuales me mudé a Canadá

Este es un “guest post” escrito por un lector de origen venezolano, quien escribe bajo el seudónimo de Mi Bolsillo en el Norte, en el blog del mismo nombre.

Mi esposa y yo llegamos a Canadá como residentes permanentes tras varios años del proceso migratorio Federal, con la esperanza de tener una mejor “calidad de vida” que en nuestra Venezuela natal.

“Calidad de vida” para nosotros se resume como:

•             Condiciones mínimas de salud, educación y seguridad para nuestra familia

•             Un ambiente estable que nos permite planificar nuestras metas y deseos para el largo plazo

Para mí, la implicación más importante de estos factores es un concepto casi inexistente en Latinoamérica: el Retiro. En nuestros países de origen casi no pensamos en el retiro por la multitud de factores cambiantes corto plazo que nos distraen de pensar en él, o hacen planificarlo extremadamente difícil (corrupción, inflación, devaluaciones, inseguridad personal y jurídica, etc.) Piénsalo de esta forma: ¿Cómo te mantendrías en Latinoamérica cuando seas mayor si no tuvieras soporte económico de tus hijos? ¿Podrías depender de tus ahorros y ayudas del gobierno para vivir aceptablemente?

A pesar de todos los desafíos que Canadá nos pone como inmigrantes (Canadian Experience, lenguaje, networking, etc.), también nos da una gran cantidad de ventajas para salir adelante financieramente. Algunas de estas ventajas son:

•             Acceso al crédito – En estos días se habla mucho sobre el nivel de deuda de los canadienses. Si bien el exceso de deuda es malo, es fácil diferenciar las deudas “malas” (car lease, línea o tarjetas de crédito usadas para financiar carros, viajes, bienes de lujo, etc.) de las deudas “buenas” (para financiar educación, compra de una casa ajustada a nuestras posibilidades, etc.) Al menos en Venezuela, era extremadamente difícil acceder al crédito “bueno” (para comprar un inmueble, debía tener 35-50% del valor como inicial (downpayment) para acceder a una hipoteca), pero era más fácil acceder al crédito “malo” que siempre tiene tasas de interés más altas. En Canadá es fácil acceder a ambos.

•             Planes sociales: incluyendo salud universal, Child Tax Benefit, Universal Child Care Benefit, planes de adaptación para inmigrantes (por ejemplo, LINC), y una cantidad de diferentes Tax Credits (Child Care, Youth Sports, Transit Passes, HST, Medical Expenses, etc.) por solo citar algunos. En la mayor parte de Latinoamérica estos son deficientes o no existen.

•             Planes de seguridad social: incluyendo Canada Pension Plan (CPP), Old Age Security (OAS) y, en algunos casos, Guaranteed Income Supplement (GIS), que nos garantizan cierto nivel de ingresos durante el retiro o en caso de discapacidad.

•             Instrumentos para proteger nuestros ahorros: en Latinoamérica generalmente manteníamos nuestros ahorros en una cuenta bancaria como fondo de emergencia, las cuales siempre estaban a la vuelta de la esquina. En Canadá, el gobierno ofrece una cantidad de planes e incentivos para invertir para el retiro (RRSP, RRIF, LIRA), educación (RESP, RRSP), comprar del primer hogar (RRSP, tasas de interés asequibles) o para cualquier cosa (TFSA).

•             Acceso a los mercados de capital: al manejar una moneda dura, podemos invertir en instrumentos financieros no disponibles en otros países. Cualquier residente puede ir a una institución financiera y abrir la mayoría de los planes mencionados en el punto anterior (a veces hasta puede hacerse por internet).

•             Planes para fomentar a los pequeños empresarios: los emprendedores en Canadá disfrutan de una cantidad de beneficios: deducciones de gastos operativos de la empresa (salarios, transporte, insumos, servicios, etc.) y tasas de impuestos preferenciales. En Latinoamérica, los pequeños empresarios tienen pocos incentivos, más allá de su pasión, para cumplir sus metas.

•             Planes para fomentar la inversión: si tienes una idea de inversión y tomas dinero prestado para financiarla, el gobierno permite deducir los intereses de ese préstamo de tus impuestos.

Es posible que yo nunca me beneficie de absolutamente todos estos programas, pero el saber que están allí me da la tranquilidad de dedicarme a las cosas que son verdaderamente importantes como inmigrante: cuidar a mi familia, enfocarme en desarrollarme profesional o empresarialmente e integrarme culturalmente a este país que tantas oportunidades nos ofrece para lograr nuestra independencia financiera y un retiro digno.

Los invito a conocer mi blog, Mi Bolsillo en el Norte, donde comparto algunos de los conceptos mencionados aquí así como experiencias financieras desde el punto de vista de un inmigrante (que puede ser muy diferente a como lo ve un canadiense nativo). ¡Gracias Oscar por la oportunidad de compartir con tus lectores!

1 Comment on Razones financieras por las cuales me mudé a Canadá

  1. Gracias Oscar por la oportunidad de compartir con tus lectores. Espero que algunas de estas ideas puedan ser de utilidad para darnos cuenta de solo una muestra de los beneficios que ofrece Canadá a sus residentes.
    Saludos

Leave a comment

Your email address will not be published.


*