El gordo que no quería perder peso

Durante las últimas semanas estuvimos escuchando en las noticias, a diario, quizás en exceso, sobre el “Debt Ceiling” del gobierno federal estadounidense. Escuchamos incluso al Presidente de Estados Unidos hablar por televisión pidiendo ayuda a la población pues la Cámara de Representantes, dominada por el partido republicano, se oponía a su plan y ellos querían más bien que su posición gane. Política, común y silvestre, tal como la conocemos.

¿En qué consistía ese tema de la deuda? Es simple. Aunque el tema es complejo, MUY complejo.

Usemos una parábola para hablar del tema: una familia gana 50 mil dólares por año, y en el mismo período gasta 75 mil dólares. Como resultado de ese estilo de vida derrochador y descontrolado debe 375 mil dólares en préstamos, tarjetas, etc. Esa situación ya lleva varios años, y los gastos de esta familia se incrementan cada vez más. Algunos gastos son justificados, otros no. Al mismo tiempo ya llegaron al límite de sus líneas de crédito, de sus tarjetas de crédito.. simplemente ya no pueden más. Pero quieren seguir viviendo de la misma manera.

¿Cuál es la solución que esta familia ha decidido tomar? pedir más dinero prestado.

¡Guau! La solución elegida no fue reducir los gastos. No fue buscar un nuevo trabajo o un segundo trabajo donde les paguen más. No fue renegociar las deudas.

Fue: pedir prestado más dinero.

Esta situación es muy similar a un gordo a quien sus ropas ya no le entran, ya no caben. Incluso corres peligro de que un botón de su camisa te salte por el ojo si estás frente a él. Pero este gordo no decide perder peso, comer mejor, hacer más ejercicios. La solución que decide es: comprarse nuevas ropas, ropas más grandes.

¿A quien le parecemos con la administración de nuestras finanzas? Espero que no al gordo. Espero que manejando nuestros bienes seamos más sabios que los políticos que manejan la “res pública”.

¡Ah! recuerde que el puntaje de crėdito del señor gordo ha empeorado…

Suscríbase a Finanzas Canada por correo electrónico

3 Comments on El gordo que no quería perder peso

  1. Si dejamos de pedir prestado y los bancos dejan de dar créditos, probablemente se producirá una caída de la bolsa y una depresión posterior.

    Fuente: La conspiración de los ricos, en invertir mejor website.

    En estos moemntos la gente esta endrogada, yque paso se endrogaron los gobiernos con las deudas de los ricos, y ahora que mas. La subida de impuestos hasta por ir al bano, Yo creo que si bajamos el nivel de consumismo, los poderos nos quitaran ese ahorro por la via gubernamental de los impuestos.

    Muy buen post

    • Oscar Cardozo // August 16, 2011 at 11:14 pm // Reply

      Gracias por el comentario, Alex.

    • @Alex
      La otra solucion es aumentar impuestos, pero creo que no es una solucion popular entre los politicos y menos cerca de las elecciones. Pero si los ricos como Warren Buffet quieren que les suban los impuestos entonces cual es el problema…

      @Oscar
      Muy buena analogia!!!, muy sencilla de explicar

Leave a comment

Your email address will not be published.


*