Padres, una casa no hace un hogar

 

Esta es una colaboración de Cecilia Ivonne Escamilla, fundadora y Directora de CAFLA (Centro de Ayuda a las Familias Latinoamericanas) en la ciudad de Montréal, Québec.

Con casi 30 años de vivir en Canadá y ser una activa participante en la comunidad latinoamericana, Cecilia conoce de primera mano las vicisitudes y triunfos de la comunidad latinoamericana.

 

Alguna vez ha escuchado decir: Yo vine a este país a mejorar mi calidad de vida (¿?)  Esta frase, que a simple vista no tiene ninguna repercusión, es el enfoque donde giran muchas de nuestras  decisiones de orden adquisitivo.

La compra de un buen carro y la compra de una casa son dos de las prioridades de muchas familias de  la comunidad latina, ya que en su mayoría  le dan mucho valor a estas dos importantes compras; no importando su estatus social, cultural y educativo. Estos dos bienes tienen una característica común: un alto porcentaje de la comunidad  desea adquirirlos en algún momento de sus vidas, ya que ello les proporciona estabilidad y seguridad para sus familias, cosa que es cierto, pero ¿a qué precio?

En  muchos de los casos, las familias dejaron sus bienes en sus países de origen y en otros nunca lo tuvieron y eso forma parte de su sueño occidental, ya que las oportunidades de adquisición son más fáciles. Dinero, casa y carro, son algunas de las palabras que ilusionan y motivan a muchos a abandonar su tierra natal y buscar la tierra prometida, lugar donde supuestamente les será más viable adquirir dinero, muchas veces considerado, como el símbolo de éxito y felicidad.

¿Es verdaderamente el dinero símbolo de éxito y felicidad?

En el transcurso de  mis 27 años de vida en Canadá he conocido muchas familias, las cuales emigraron, al igual que yo,  con sueños e ilusiones. Obviamente su enfoque era el bienestar y la educación de sus hijos; atravesaron dificultades de integración, lucharon por adquirir el reconocimiento de sus diplomas, se esforzaron por aprender un nuevo idioma, todo  con el fin de incorporarse fácilmente al mercado de trabajo, integración que no siempre se llevo a cabo como planificado.

Muchas veces el periodo de adaptación se torna más largo que lo previsto; y ello  conlleva a frustraciones y depresiones, que añadidas a las deudas contraídas, vienen a formar un caos en el entorno familiar, siendo los problemas económicos, uno de los motivos de divorcio mas frecuentes.

El factor tiempo ha desempeñado un papel muy importante, ya que los padres  comenzaron a trabajar largas jornadas en áreas profesionales diferentes con el  único objetivo de ganar dinero suficiente  para poder adquirir los bienes que les proporcionarían estabilidad y  felicidad.

Eso mismo los llevó  a  adquirir deudas que les permitirían  lograr sus sueños de felicidad,  pero al contrario de ello, comenzamos a ver un incremento en los problemas familiares, principalmente con los hijos, donde según estudios realizados por el gobierno, 60% de  los jóvenes latinos abandona la escuela en la secundaria.

Donde muchos de ellos no lograron un diploma universitario; una sociedad donde el porcentaje de violencia intrafamiliar entre las familias latinas, es uno de los índices más elevados; donde el porcentaje de divorcios ha ido en continuo ascenso en los últimos diez años.

¿Qué nos dice todo esto?

Que nuestras prioridades deben cambiar.

Que nuestras familias necesitan una educación financiera que no solo sea teoría, sino también, una práctica visible en nuestras vidas.

De igual manera que debemos cambiar nuestros malos hábitos financieros, debemos aprender a ser buenos administradores de nuestros recursos,  ya que ello forma parte del legado que dejaremos a nuestros hijos. Lo que ellos vean en nosotros es el mejor ejemplo. Nuestro testimonio es mejor que mil consejos.

Para ello debemos adquirir buenos hábitos en finanzas. Entendemos por ello, a no comprar cosas innecesarias; a no gastar más de lo que ganamos; a no contraer deudas; a funcionar con un presupuesto mensual; a planificar nuestras compras grandes; a tener un ahorro para los imprevistos; a motivar a nuestros hijos al ahorro; y sobre todo a dialogar en familia sobre cuál es  la mejor  forma de economizar en el hogar.

Recordar que el dinero solo es un trueque que nos permite tener un modo de vida placentero, pero que de ninguna manera  nos ofrece  la felicidad en la familia. Recuerde también, que una casa no hace  un hogar. El hogar son los miembros de su familia.

Fortalezcamos nuestros hogares dedicando el tiempo necesario  a nuestros hijos y a nuestras familias cambiando prioridades,  y sobre todo, educándonos financieramente, para que aprendamos a ser felices con lo que tenemos, no con lo que anhelamos.

Familias unidas, sociedades fuertes.  Sea feliz, disfrute a su familia y administre bien sus finanzas. Toda  cosecha tiene su fruto,  ¡comience ahora!

 

Suscríbase a Finanzas Canada por correo electrónico

4 Comments on Padres, una casa no hace un hogar

  1. Que tal Oscar,

    Muy buen tema!

    Tengo una pregunta.. como se sabe cual es el momento exacto o correcto? Como saber si ya estas “Educado” financieramente y estas en posicion de tener lo que deseas, ya sea esto casa, carro, viajes, etc… y que tienes el balance “perfecto” entre tu vida familiar y tus finanzas?

    Otra cosa qeu seria interesante, es cual era el background de estas familia que Cecilia conocia.. quiero decir, profesionalmente, estilo de vida, etc..

    Ahora bien, sabemos que no es lo mismo llegar con suenos y tener un trabajo de 11$ la hora y pretender tener todo o de llegar con los mismos suenos y encontrar un trabajo de 40$+ donde obviamente sera mas facil como tu dices endeudarse, comprar, etc, e inclusive tener la oportunidad de ahorrar.

    De verdad muy interesante este articulo! Gracias por compartir

    Alex

  2. Cecilia Ivonne Escamilla // July 20, 2011 at 2:35 pm // Reply

    El balance perfecto solo usted lo sabe, ya que muchas personas tienen una educacion financiera desde muy jovenes, y eso sin importar el estatus social al cual pertenezcan ni cuanto salario puedan recibir cuando llegan a Canada.
    El momento oportuno usted lo sabra cuando halla planificado un presupuesto que le permita adquirir bienes y al mismo tiempo le permita ofrecerse tiempo para usted mismo y para su familia, ya que cuando llegamos a este pais carecemos de apoyo de la familia cercana (tios abuelos etc ) por lo tanto nuestro pequeno nucleo debe ser mas fuerte.
    En la organizacion que dirijo, muchas familias de diferentes background nos visitan y nos solicitan consejo en una primera compra immobiliaria; personalmente me apasionan las inversiones, pero no todas las familias vienen preparadas para ello; sobre todo, a un mundo complejo de leyes que desconocemos a nuestra llegada, a las cuales debemos adaptarnos muy bien para poder establecer un presupuesto que nos permita realizar una inversion adecuada.

    Gracias por su comentario, buen dia !

    Cecilia

    • Hola Cecilia,

      Gracias por la respuesta, realmente agradecido!

      Otra pregunta, que variables entran en juego para saber o determinar si es el momento adecuado en el ejemplo que menciona de adquisición de vivienda?

      Y cuanto tiempo considera usted que uno esta “listo” o al menos ya se esta adaptado con las leyes, etc.

      Saludos,
      Alex

      • Oscar Cardozo // July 20, 2011 at 7:56 pm // Reply

        Creo que Cecilia estará de vacaciones hasta inicios de agosto, al menos eso entendí en un correo que me envió ayer.
        Incluso me sorprendió que haya respondido la pregunta anterior.

        Saludos Alex,

        oC

Leave a comment

Your email address will not be published.


*